Listas
Comments 4

7 placeres de un viaje de trabajo

Acabo de regresar de un viaje de trabajo de 2 días. Periplo agotador por Málaga, Sevilla y Córdoba. Así que estoy en disposición, queridas madres, de haceros un resumen de lo maravilloso que puede resultar un viaje de trabajo si lo miramos con buenos ojos. Y es que los viajes de curro son las mini-vacaciones de las madres.

#1. Sentarte en el tren a mirar el paisaje. En silencio, escuchando tus propios pensamientos por primera vez en semanas.

#2. Subir a contemplar las vistas de la ciudad de noche desde la maravillosa piscina de la azotea (nota mental: la próxima vez meter un bikini).

Processed with VSCOcam with f2 preset

#3. Sustituir el tupper de todos los días por una comida en un buen restaurante. Tomarte un Salmorejo, probar una Mazamorra espectacular, un atún… mmm

#4. Darte un baño relajante antes de acostarte (debería haberme acordado de llevar sales y hasta una vela). O como en mi caso, antes de desayunar si tienes una bañera enorme y no eres capaz de dar con la manera de poner la ducha. La próxima vez no pienso molestarme en intentarlo.

Ya me gustaría que fuera así la bañera...

Ya me gustaría que fuera así la bañera…

#5. DORMIR DEL TIRÓN. Pero lo esencial en el mayor placer de un viaje de trabajo, no es el hecho de dormir del tirón, sino el hecho de meterte en la cama relajada y con una sonrisa de oreja a oreja SABIENDO QUE DORMIRÁS DEL TIRÓN.

#6. Levantarte con tiempo y desayunar pan del día, con tomate o con mantequilla o con lo que te dé la gana. Fruta, muesli o huevos fritos con tortitas. Sin prisas, sin gritos y sin que nadie te tire la leche por encima.

#7. Y el segundo y definitivo mayor placer de un viaje de trabajo es haber disfrutado de todo lo anterior y llegar a casa hasta el moño del madrugón, de la resaca de la copa de más que te tomaste, de las ampollas de 12 horas de tacones, del pesado de tu vecino de tren que no ha dejado de hablar por el móvil en todo el trayecto, del café malo, del mareo que te has pillado con el taxista de turno… entrar por la puerta de tu casa, que tus niñas te arrollen para abrazarte y saber que como en casa no se está en ningún sitio.

Anuncios
This entry was posted in: Listas

por

Aquí empieza mi 3ª reencarnación 3.0, coincidiendo con mi 3ª reencarnación profesional y una nueva etapa vital. Este lugar solo puede llamarse Apartamento 3, un espacio en el que cabe todo. No me preguntéis de qué voy a hablar aquí, porque no tengo la menor idea.

4 Comments

  1. Jajajaj…que razón! Y no soy madre, pero entiendo a la perfección lo que dices. Xq vienen bien los viajes, xo es llegar a casa y respirar.
    Un besazo guapa

    • Pues ya verás, ya. El día que seas madre casi casi estarás suplicándole a tu jefe una escapadita de un par de días, jajajajaja. más no, eh?
      Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s