Kids
Comments 10

Piropos para niñas

Hace tiempo escribí este post en el que reflexionaba sobre lo negativos que son algunos mensajes que las niñas reciben de la publicidad, el entorno e incluso algunos cuentos clásicos de nuestro querido Walter, Walt para los amigos – que en mi casa, por cierto, están prohibidos- . Eso, por no hablar de los mensajes de la ropa: soy guapa, soy dulce, soy/estoy buena.

Mi hija mayor no es muy princesa: pasa bastante de la ropa, los zapatos y de su aspecto en general. Ella es más de pedirme pantalones para poder jugar cómodamente, aunque empieza a tener debilidad por los vestidos de tirante fino. Mi hija pequeña es otro cantar, ya que desde muy pequeña pide vestidos, los zapatos que le gustan y que le pinte los labios (con cacao, claro).

Los niños están muy atentos, mucho más de lo que podamos creer, a los mensajes que reciben de nosotros y realmente con las niñas hay una tendencia (social, es algo casi automático) a alabar su aspecto, su pelo o su ropa.

Arriesgándome a parecer una rara, confieso que yo procuro no decirles a mis hijas que están guapas muy a menudo (cuando lo consigo). Ellas ya saben que para su madre son los seres más bellos y puros de este planeta y de todas las galaxias. Además, para eso ya están las abuelas, los tíos, las vecinas y las desconocidas de la calle. Nosotros intentamos usar otra serie de piropos con ellas como eres divertida, eres lista, eres creativa, me gusta la construcción o dibujo que has hecho, eres alegre, fuerte, positiva… si lo pensamos hay muchísimas cosas bonitas que decirle a nuestras hijas. A todas las mujeres (y hombres) nos gusta que nos digan que estamos guapas, pero no quiero que mis hijas crean que eso es lo más valioso que deben mostrar de sí mismas.

Foto: Apartamento 3

Anuncios
This entry was posted in: Kids
Tagged with: , ,

por

Aquí empieza mi 3ª reencarnación 3.0, coincidiendo con mi 3ª reencarnación profesional y una nueva etapa vital. Este lugar solo puede llamarse Apartamento 3, un espacio en el que cabe todo. No me preguntéis de qué voy a hablar aquí, porque no tengo la menor idea.

10 Comments

  1. Pues yo no te veo nada rara, estoy completamente de acuerdo con tu post. Como reto, mis hijas han salido bastante princesas, o más princesas de lo que yo esperaba sufriendo una madre feminista como soy yo, que además enarbolo la bandera antiestereotipos allá donde voy. Aunque al principio luchaba contra su princesismo, ahora entiendo y respeto su momento princesa, considero que es una fase que tienen que pasar (mi hija mayor fue durante un año entero con corona en la cabeza a todos sitios excepto al colegio) y efectivamente se pasa.
    Lo que intento continuamente, en los juegos y cuando contamos historias, es que las niñas, mujeres, chicas, que aparecen en ellas, se definan por otras cosas que no sean la belleza y su estado civil. Insisto mucho en el trabajo que desempeñan, que son viajeras, que cantan muy bien o son artistas. Lo importante es que identifiquen el modelo femenino con otras cosas ajenas al aspecto físico. Va a ser imposible que ignoren su aspecto, y tampoco es el fin, pero cuanta menos importancia se le dé, menos trastornos alimenticios y complejos absurdos generaremos.

    • Exacto. Lo importante en realidad no es si son princesas o no, es importante dejarlas ser como son, pero enseñarles otras cosas. Y que decidan ser lo que quieran, princesas o ingenieras… o las dos cosas.
      Besos!
      Laura

  2. nosotros también utilizamos otro tipo de adjetivos que el simple “qué guapa”, le damos màs importancia al “qué bonito el dibujo”, “qué inteligente eres” o cosas asî…
    sobre la influencia exterior, ella no tiene mucha y yo como referente de persona que se arregla a tope no soy… por tanto le chiflan los zapatos y los vestidos!

    • Si es que se puede compatibilizar todo. te puede gustar la ropa pero tener claro que eso no te va a llevar a nada en la vida. Ser fuerte, alegre o resolutiva, sí.
      Besos!

  3. Carolina - Siesta de verano says

    Me ha encantado tu reflexión… aunque no lo voy a negar, decir los otros piropos menos a menudo, no me va a resultar fácil… 😉

    • Es que es muy difícil, educar es muy difícil. A mi estas pequeñas cosas me ayudan a darme cuenta de las cosas que debo corregir, porque mucho de lo que hacemos es totalmente inconsciente 😉

  4. Guauuuu Laura, me ha llegado al alma este post. He de decirte que de forma inconsciente a veces ‘peco’ … Pero también es cierto que procuro siempre mencionarle a mi peque lo valiente, fuerte y divertida que es… Gracias por recordármelo!

    • En la variedad está la razón. Guapa, pero también lista, divertida… a mi hija le encanta decirse a sí misma: yo soy muy buena buscando soluciones, o arreglando cosas, o ayudando a mi hermana…

  5. MJose says

    A mi hijo cuando era bebé siempre lo confundían con una niña pq “Es tan guapo que parece una niña”…cómo?
    Ahora con 2 años es un vikingo, valiente, lanzado y fuerte.
    En Agosto nacerá su hermana y ya estoy harta de escuchar que tendré “una princesa”.
    No, mi hija será mucho más que eso, será una niña-chica-mujer fuerte, independiente y valiente como su hermano.

  6. A mi hija pequeña la confundían con un niño!!! Yo creo que era porque no tenía pelo, jajajaja. Por supuesto que será mucho más que eso. Afortunadamente, creo que las niñas de hoy serán muchas cosas en el futuro. Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s