Lifestyle
Comments 6

Amsterdam

Ya de vuelta de mi viaje a Amsterdam. Ya se acabó lo bueno. De hecho, hace días que se acabó y he estado un poco desaparecida. Necesitaba tiempo. Tiempo para volver a acostumbrarme a la ojera, el madrugón y (lagrimita) las noches en vela. Las carreras, los pañales y los detestables cantajuegos. Tiempo para volver al bar grasiento, el atasco matutino y lo feo. Porque en Amsterdam, queridos, TODO es bonito… hasta las cacas de los perros – inexistentes, por cierto – son de diseño.
Y es que cuando uno consigue colocar a sus dos pollitos con los abuelos y se larga sin mirar atrás a celebrar su décimo aniversario con su amante, todo es maravilloso. En fin, que como dos adolescentes recién descubiertos a la puerta de la discoteca de turno, allá nos hemos ido 4 días el padre de las criaturas y yo. Y como me he vuelto un poco loca y tengo algo así como 450 fotos almacenadas, voy a aburriros por fascículos.

Y voy a empezar por un recorrido general por la ciudad, por sus canales, su tranvía, sus canales y sus rincones.

Un gran descubrimiento: Airbnb. Y lo digo así de alto, claro y gratis, porque ha sido una experiencia excepcional. Después de pensármelo y mucho, accedí a probar esta nueva forma de alojamiento: alquilar durante 4 días su apartamento a un total desconocido. Heavy metal, vamos. Y la experiencia no ha podido ser mejor. La casa de Nina es fantástica. Situada en el Barrio de Pijp, en pleno Albert Cuyp market, a un paso del centro, sin agobios, pero con mucha vidilla. Además de bonito, súper limpio y cuidado. Aquí tenéis el link.Y por cierto, un primer piso sobre un mercadillo y no se oye una mosca. Los ventanales nórdicos no solo son preciosos, sino útiles

El Albert Cuyp Market es un mercadillo que ponen todos los días, excepto el lunes, y que merece mucho la pena conocer. Puedes encontrar desde ropa, calzado, maletas hasta pescado (espectacular la pescadería), quesos, flores, batidos, chocolates…

Un barrio precioso: El Jordaan. Algo así como el soho neoyorkino o las salesas madrileñas. El barrio más in, con las tiendas más increíbles y los restaurantes más de diseño. Como veis el primer día el tiempo un poco gris…

El Begijnhof es un lugar lleno de encanto. Se trata de un conjunto de casas que se construyeron para albergar a una hermandad católica. En él se encuentra la casa más antigua de Amsterdam, con fachada de madera.

En cuanto a museos, había muchas cosas que ver así que solo vimos dos, pero para mí la elección fue perfecta. El Casa – museo Van Loon y El Foam.
El Foam es el museo de fotografía de Amsterdam. Tuvimos la suerte de poder ver una fabulosa exposición de William Klein, fotógrafo y director de cine estadounidense, muy conocido por su fotografía de moda para Vogue, donde trabajó durante una década.

Aparte de la evidente cultura de la bicicleta – cuidado, corres peligro de morir atropellado por una de ellas – me llamó mucho la atención la cultura del barquito. El fin de semana todo el mundo pasando el soleadísimo día en los canales. Sí amigos, esto es un barco y esas chicas van sentadas en un sofá.

Que desde dónde están sacadas estas fotos? Por supuesto, desde un crucero de esos horteras para turistas, que recomiendo totalmente. Ves toda la ciudad desde otro punto de vista, sacas las mejores fotos y además te tomas un descanso y con suerte un poco de sol.

Esto es un restaurante con unas vistas alucinantes hacia uno de los canales. No recuerdo el nombre 😦

En fin, para mi lo mejor de Amsterdam, entre otras muchas cosas, es que es una ciudad no muy grande y perfecta para pasear y pasear y descubrir un rincón especial cada vez. Y si encima te hace el mejor tiempo que ha hecho en los últimos 100 años, entonces la jugada es redonda.

Por cierto, ciudad súper recomendable para viajar con niños pequeños. Calles llanas, cambiadores en casi todas partes, y facilidad de moverse con el cochecito gracias al tranvía.
Lo único, que no se te caigan al canal.

¡Póngame 10 años más, oiga!

Pd. Gracias a Paula por todas las buenas recomendaciones que me dió

Anuncios
This entry was posted in: Lifestyle
Tagged with:

por

Aquí empieza mi 3ª reencarnación 3.0, coincidiendo con mi 3ª reencarnación profesional y una nueva etapa vital. Este lugar solo puede llamarse Apartamento 3, un espacio en el que cabe todo. No me preguntéis de qué voy a hablar aquí, porque no tengo la menor idea.

6 Comments

  1. Ay! cómo me ha gustado el paseo!! muchas gracias por compartir ese viaje por esta ciudad que en su día me conquistó y que sigue mejorando con los años. Dentro de un poco más de un mes voy a para allá y estoy deseando volver a pisar sus canales y descubrir nuevos rincones.
    Me quedo esperando la parte 2.
    Besos

  2. Si es una ciudad estupenda para ir con niños, me la apunto!!! porque la verdad que el marido y yo pensábamos en este lugar como escapadita romántica a solas… 😛
    Me ha gustado mucho tu entrada!!! Me he quedado flipada con el sofá en ese barquito que dices, jajajaja… Los lugares son preciosos… y parece que todo está muy cuidado…
    Gracias por compartir tu viaje!!! estoy deseando leer el de shopping!

    Besos

  3. Paula, me encantaron tus recomendaciones! La ciudad es fantástica y con ese tiempazo, qué más se puede pedir! Un besazo y que disfrutes de tu vuelta a Amsterdam

  4. Qué recuerdos Laura, es una ciudad para vivir en la calle, a nosotros también nos hizo buen tiempo y nos lo psamos genial, seguro que repetimos de novios o con los peques
    Bss
    Yolanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s